Notes de premsa Notes de premsa

Tornar

28/11/2017 - La consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Carmen Montón: 'La mejora de la humanización es una prioridad absoluta en la atención sanitaria"

  • El Plan de Mejora de la Humanización en las Unidades Asistenciales de Pacientes Críticos ampliará el acompañamiento de los familiares en las UCI a un mínimo de 4 horas antes de un año
  • Entre los objetivos figura flexibilizar horarios, mejorar el confort, prevenir el síndrome post-UCI y humanizar los espacios
 

La consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Carmen Montón, ha presentado el Plan de Mejora de la Humanización en las Unidades Asistenciales de Pacientes Críticos (MH+UAC), destinado a mejorar las condiciones de confort, la comunicación, el estrés profesional y las condiciones ambientales, la adecuación de horarios y los cuidados al final de la vida en las 44 Unidades de Atención al Paciente Crítico que hay en la Comunitat Valenciana. 
 
El Plan, elaborado por un equipo de 33 profesionales, "pone el acento en los pacientes, sus familiares y los profesionales que les atienden, intentando buscar un equilibrio entre la progresión científica y tecnológica y la atención a las necesidades emocionales de las personas", ha explicado la consellera. 
 
"La Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública sitúa a la persona en el centro de atención de sus decisiones, por lo que es una prioridad absoluta la mejora de la humanización en la asistencia sanitaria", ha afirmado Carmen Montón. Según sus palabras, "en estas situaciones de máxima vulnerabilidad, cualquier detalle, por pequeño que parezca, puede colaborar a una mejor estancia". 
 
Así, ha explicado que, para mejorar el confort del paciente, y de acuerdo con las recomendaciones del grupo de expertos, las habitaciones dispondrán de luz natural, habrá control de iluminación con interruptores de intensidad regulada, se instalarán relojes y calendarios en los boxes para facilitar su orientación, y se controlará con sonómetros el ruido ambiental. Para mejorar el descanso nocturno se facilitarán antifaces y tapones para los oídos y se permitirá el uso regulado de teléfono móvil, televisión, así como música ambiental relajante y acceso a biblioteca. 
 
Además, se regulará el uso de objetos personales en los boxes, se decorarán las estancias con colores adecuados e imágenes de la naturaleza y se eliminarán barreras innecesarias (batas, guantes, mascarillas) salvo que se precise aislamiento. 
 
A los familiares se les permitirá un tiempo de entrada mínimo de 4 horas en el plazo de un año. Hay que tener en cuenta que el promedio actual es de media hora a una hora, exclusivamente en función de los centros. Se mejorará la intimidad en su relación con el paciente y la comodidad del familiar, que dispondrá de una sala de estar específica con mobiliario adecuado, tendrá acceso a aseos próximos y a dispensadores de bebida/comida las 24 horas. 
 
Pensando también en los profesionales, se evaluará el riesgo psicosocial en las Unidades de Atención a Críticos y se controlará la iluminación, el ruido, la temperatura, la humedad y la ventilación. Además, promoverá espacios de descanso para el personal que trabaja en estas unidades, con el fin de que disponga de un espacio de 'desconexión'. Se prevé asimismo la realización de actividades formativas para profesionales de las áreas de críticos intrahospitalarias y cursos on-line a través de la EVES. 
 
El Plan de Mejora de Humanización en las Unidades Asistenciales de Pacientes Críticos también incluirá un protocolo de cuidados al final de la vida y contempla habilitar una habitación individual con medidas de confort e intimidad (un espacio de despedida o duelo) para los pacientes y familiares que lo soliciten en los momentos finales de la vida. Igualmente, prevé la incorporación de las voluntades anticipadas a la historia clínica del paciente. 
 
30.000 pacientes al año 
 
En la Comunitat Valenciana existen 44 Unidades de Atención al Paciente Crítico (23 UCIs médicas, 10 reanimaciones, 4 UCIs pediátricas y 7 neonatales. Cada año son atendidos más de 30.000 pacientes. Se calcula que en una unidad de 16 camas trabajan alrededor de 80 personas entre médicos (20), enfermeras (40) auxiliares (15) y resto de personal sanitario. 
 
A todos ellos se dirige este Plan, que pretende flexibilizar el horario de visitas en los servicios de Medicina Crítica, crear un entorno favorable que facilite la comunicación entre pacientes, familiares y profesionales, mejorar el confort físico y ambiental del paciente y formar a las familias en el proceso de atención y apoyo psicológico al enfermo. 
Ayudar a prevenir y manejar el síndrome post-UCI son otros de los objetivos de este plan, que parte de la conversión de espacios físicos en espacios humanos promoviendo un entorno amigable que a su vez proporcione una adecuada funcionalidad y asistencia sanitaria.