Uso Prudente de los Antibióticos Uso Prudente de los Antibióticos

CAMPAÑA DE SENSIBILIZACIÓN 2018
 
Con motivo del Día Europeo del Uso Prudente de los Antibióticos (18 de noviembre), la Conselleria de Sanitat i Salud Pública pretende sensibilizar y promover el uso responsable de los antibióticos en todos los ámbitos asistenciales, desde la Atención Primaria, donde se prescriben entre el 80 y el 90 % de los tratamientos antibióticos, hasta el ámbito hospitalario y el comunitario.
 
Participa en la campaña de sinsibilización de @GVAsanitat:
 
¿Cómo?
 
Te dejamos un enlace a diferentes mensajes de chat para que puedas montar tu propio photocall.
Sube una foto a tu perfil de twitter y etiqueta a @GVsanitat
 
Utiliza también uno de los hashtags y te haremos RT:
 
#UsResponsableAntibiotics
#UsoResponsableAntibioticos
 
 
 
USO PRUDENTE DE ANTIBIÓTICOS
 
La utilización de los antibióticos ha supuesto uno de los mayores avances de la medicina y una auténtica revolución en el ámbito de la terapéutica, ya que antes del descubrimiento de los mismos, miles de personas fallecían a causa de las enfermedades bacterianas, como la neumonía, o por una infección contraída tras una operación. 
 
La utilización masiva de algunos antibióticos, sobre todo en procesos infecciosos autolimitados o víricos, la mala elección del antibiótico para una infección concreta, o bien el uso inadecuado de los antibióticos (en dosis, duración, vía de administración, etc) puede condicionar que bacterias inicialmente sensibles a estos medicamentos desarrollen diferentes formas de contrarrestar sus efectos, fenómeno que se denomina comúnmente "desarrollo de resistencias", y que provoca una pérdida progresiva de efectividad hasta el punto que se ha convertido en uno de los principales problemas de salud pública mundial, agravado por la escasez de nuevos antibióticos en desarrollo. Según el Informe O'Neill, se prevé para el año 2005 que en torno a diez millones de personas mueran anualmente por infecciones de microorganismos multirresistentes (microorganismos a los que numerosos antibióticos no les hacen efecto), superando la mortalidad debida al cáncer1. En Europa, las cifras de fallecimientos debidos a las infecciones originadas por bacterias multirresistentes ascienden a 25.000 cada año. En el caso de España, la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) sitúa en una cifra próxima a los 2.500 fallecimientos que cada año se deben a este tipo de infecciones.
 
TODOS somos responsables de conseguir que los antibióticos sigan siendo eficaces, por lo que el fomento del uso limitado y adecuado de antibióticos, evitando el uso en situaciones innecesarias y adecuando la elección del mismo en los casos necesarios durante el menor tiempo preciso, podría poner freno al aumento de las bacterias resistentes a los antibióticos. 
 
Los antibióticos deben utilizarse sólo en aquellos procesos para los que están indicados, infecciones bacterianas, y bajo supervisión médica, recordando que no todos los procesos infecciosos precisan de un tratamiento antimicrobiano, ya que NO son eficaces frente a las infecciones causadas por virus, como el resfriado común o la gripe, por lo que tomar antibióticos cuando no son necesarios SÓLO contribuye a la aparición de bacterias resistentes a estos medicamentos, de modo que se compromete su eficacia a futuro. Ante infecciones que no requieren antibióticos es muy importante que su médico le informe de la previsión del curso evolutivo de su infección y de un plazo de recuperación realista, así como ofrecerle estrategias para mejorar su estado.
 
En este sentido, la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública, consciente que las resistencias a los antibióticos se combaten con políticas sanitarias activas, constituyó en septiembre de 2016 un grupo de expertos para el desarrollo e implantación de los PROA (Programas de Optimización del Uso de Antibióticos) en los departamentos de salud, integrado por profesionales con gran implicación y experiencia en la materia, representantes de numerosas sociedades científicas; Sociedad de enfermedades infecciosas y microbiología clínica, de medicina preventiva, de cuidados intensivos, de medicina familiar y comunitaria, de medicina de urgencias y emergencias, de enfermería, de farmacia hospitalaria y de farmacia de atención primaria. Participan también representantes de la Dirección General de Asistencia Sanitaria, de la Dirección General de Salud Pública y de la Dirección General de Farmacia y Productos Sanitarios.
 
Este grupo de expertos ha propuesto la recientemente publicada Instrucción de la Secretaria Autonómica de Salud Pública y del Sistema Sanitario Público relativa a la Implantación de los Programas de optimización de uso de antibióticos (PROA) en los Departamentos de Salud de la Comunitat Valenciana tanto en el ámbito hospitalario como comunitario, con fecha 10 de julio de 2018, con el objeto de:
 
  • Mejorar los resultados clínicos de los y las pacientes con infecciones
  • Minimizar los efectos adversos asociados a la utilización de los antimicrobianos
  • Garantizar la administración de tratamientos coste-efectivos
 

FAQ FAQ

1. ¿Para qué sirven los antibióticos?

Los antibióticos se deben utilizar solo en caso de infecciones bacterianas. Los antibióticos no son eficaces contra infecciones por virus u hongos ni se deben usar para combatir procesos como rinosinusitis, dolor de garganta, bronquitis o dolor de oídos es, a menudo, innecesario ya que en la mayoría de los casos nuestro sistema inmunitario es capaz de vencer tales infecciones.

 

 

 

 

 

 

2. ¿Qué debe hacer ante un resfriado o gripe?

Beba abundantes líquidos y alivie los síntomas con otros medicamentos que puedan adquirirse sin receta. Espere un tiempo para ver cómo evoluciona.
 
Tomar antibióticos no reducirá la intensidad de sus síntomas ni le ayudará a encontrarse mejor antes.
 
Recuerde: los antibióticos no son eficaces contra los resfriados ni la gripe.
 
 
 
 
 

3. ¿Cuándo debo tomar antibióticos?

Si los síntomas persisten o ante cualquier duda, es importante que consulte a su médico. Si realmente tiene una infección grave, como una neumonía bacteriana, consulte a su médico.
 
Consulte a su médico en caso de que:
  • Sea una persona mayor de 65 años
  • Padezca asma o diabetes
  • Sufra alguna enfermedad pulmonar (p. ej., bronquitis crónica, enfisema, enfermedad pulmonar obstructiva crónica)
  • Tenga problemas cardíacos (p. ej., infarto de miocardio previo, angina de pecho, insuficiencia cardíaca crónica)
  • Tenga algún problema médico que le cause inmunosupresión
  • Esté tomando medicamentos que supriman el sistema inmunitario (p. ej., esteroides, quimioterapia para el cáncer o ciertos fármacos utilizados para suprimir las funciones de la glándula tiroides)

 

 

 

4. ¿Cómo tengo que tomar los antibióticos?

Compre siempre los antibióticos con receta y tómelos como le prescriba el médico, y no los guarde para usarlos más adelante.
 
Cada tratamiento antibiótico es diferente, no tome antibióticos sobrantes de tratamientos previos. Cada tratamiento antibiótico es individual, no comparta los antibióticos sobrantes con otras personas.
 
 
 
 

5. ¿Qué es la resistencia a los antibióticos?

Las bacterias cambian y se vuelven resistentes a los antibióticos usados para tratar las infecciones que ellas causan, esto es debido a un uso inadecuado de los antibióticos. 
 
El uso equivocado o incorrecto de los antibióticos puede hacer que las bacterias se vuelven resistentes frente a futuros tratamientos. Esto representa un riesgo para la salud, y no sólo para la persona que ha tomado los antibióticos de forma inadecuada, sino que se transmite también a cualquier otra persona que pudiera contraer la bacteria resistente más adelante. 
 
 
 
 

6. ¿Por qué tengo que tomar los antibióticos de manera responsable?

Utilice los antibióticos de forma responsable y aumentará el efecto sobre los microorganismos, mejorará su enfermedad más rápidamente, contribuirá al ahorro económico,  y… en definitiva, salvará vidas.
 
La adecuada utilización de los antibióticos de manera individual repercute en los beneficios de toda la población.
Recuerde: todos somos responsables de conseguir que los antibióticos sigan siendo eficaces.